sábado, 16 de febrero de 2013

Comentario Historia del Arte del David de Miguel Ángel.





David de Miguel Ángel

1.Introducción.

El ejercicio práctico propuesto es el David de Miguel Ángel pertenece al arte renacentista italiano del cinquecento (siglo XVI). En el Renacimiento se dan un conjunto de ideas políticas, económicas, culturales y lingüísticas que surgen en Italia en el siglo XV y se extienden a otros países de la Europa occidental en el siglo XVI. La cronología para Italia son los siglos XV (Cuattrocento) y siglo XVI (Cincuecento). Para el resto de los países en el siglo XVI.
Este arte recupera los temas y las formas de la Antigüedad Clásica (la proporción, la medida y el naturalismo). Hay un retorno a la medida humana por lo que nos encontramos con el antropocentrismo, frente al teocentrismo medieval. Los mecenas hicieron posible la labor creativa de los artistas. Los grandes mecenas serán los aristócratas y burgueses junto con la Iglesia, sin embargo, este pierde el monopolio del arte.

En estos momentos de cambios de diversa índole, aparece una nueva concepción de las esculturas, las cuales, serán racionales, resultado de un cálculo que se traduce en proporción, orden, simetría, armonía y definitivamente la búsqueda de la belleza. Al igual que en arquitectura, Florencia es la cuna de la escultura italiana del siglo XV y en el siglo XVI serán Roma y Venecia.
Las bases fundamentales de la escultura quattrocentista son: el naturalismo gótico del siglo XIV y las obras clásicos. El escultor renacentista se inspira en las obras clásicas, pero sin copiarlas.
Durante el siglo XV se tiende al realismo e individualización de la figura, mientras que en el cinquecento se tiende a una mayor idealización. En la segunda mitad del siglo XVI se inicia un mayor dinamismo, hasta llegar a la escultura manierista. Los materiales utilizados son el bronce y el mármol.
La temática fundamental es el hombre (el cuerpo desnudo en el que destaca su belleza). Al mismo tiempo aparecen temas paganos, mitológicos y alegorías imitando la época clásica. Los temas cristianos siguen existiendo y también se da el retrato.

2. Análisis.

Esta obra escultórica es un bulto redondo, de cuerpo entero y de pie. El material utilizado para realizar esta muestra es ek mármol blanco sin policromar. La temática de la¡misma es religiosa, la cual nos cuenta la historia del héroe del Antiguo Testamento, el David.El tratamiento del tema es realista, pues no busca la belleza ideal, incluso en el rostro hay terribilitá, esto quiere decir, que logra mostrar los sentimientos del personaje (captación física y psicológica). La composición es abierta y muestra un contrapposto, esto es, la manera de disponer armónicamente las partes del cuerpo humano, especialmente cuando algunas se hallan en movimiento o tensión estando sus simétricas en reposo. Libera de este modo la ley de la frontalidad y se dio ya en la escultura griega del siglo IV a.C. Esta composición no implica movimiento. El volumen de la obra, con su contrapposto, indica que la figura exenta ofrece multitud de puntos de vista. Los estudios de luces y sombras, podemos verlos, en las piernas, en los brazos, en la cara y en el cuello... El estudio anatómico es muy bueno. Por último, la obra tiene na finalidad religiosa.

3. Comentario.

Los antecedentes de esta obra son el naturalismo gótico y las obras clásicas. Este autor se inspira en las obras clásicas pero sin copiarlas.
Miguel Ángel Buonaroti (1475-1564) es un artista polifacético (arquitecto, escultor y pintor), que se sentía sobre todo escultor. Era un hombre apasionado, los sentimientos más diversos se aprecian en su obra, fruto de sus continuos cambios en su estado de ánimo. El más fuerte de esos sentimientos fue el dramatismo (terribilitá). Se preocupa del movimiento y de las composiciones. Esculpe bloques inmensos de mármol, sin necesidad de dividirlas: tiene una gran capacidad para adivinar la figura dentro del bloque. Su obra va a evolucionar desde un clasicismo idealizado hasta el manierismo. Trabajará tanto para el Papado como para la familia Médici.
En su período de juventud su tratamiento del tema, en general, es naturalismo idealizado. Algunas otras obras de este período son la Piedad del Vaticano, la Madonna de la escalera y ésta, el David, de la que contaré algo acerca de su contenido más adelante.
En su período de madurez es más realista, en cuanto al tratamiento del tema de sus obras, en general. Realizó el proyecto para el Mausoleo de Julio II, el Moisés, el Sepulcro de los Médici (Julián y Lorenzo).
En su período de vejez se aproxima al manierismo que será influencia posterior para el barroco. En su tratamiento del tema hay realismo o naturalismo, pues no busca la belleza ideal. Alguna obra de este período es la Piedad de Rondanini.
Acerca del David: Miguel Ángel recibió el encargo de tallar a este héroe del Antiguo Testamento a partir de un bloque de mármol de extrardinaria altura y muy estrecho; una pieza bastante maltratada que había permanecido durante cuarenta años en el patio de obras de la catedral.
Esta estatua colosal representa a David como un joven atleta, desnudo y musculoso, con la mirada intensa y penetrante, fija en la distancia, a la espera de divisar a Goliat; en la mano derecha sostiene la piedra, y con la izquierda sujeta la honda.
A pesar de las limitaciones del bloque, con su David, Miguel Ángel demostró a sus contemporáneos que había superado la escultura de la Antigüedad al fusionar magistralmente la armonía y la bellza clásicas, con la expresión, el significado y el sentimiento.
Así, la perfección clásica en el modelado del cuerpo se unen estratégicos detalles que dan vitalidad y revelan un cuerpo sometido a gran tensión: la cabeza sobredimensionada; la mirada expectante y segura; el vigor concentrado en su mano robusta, cuyo tamaño exagerado la hace más poderosa; la disposición en zig-zag del cuerpo... Son recursos de su famosa y ya mencionada terribilitá, que o alejan de los cánones clásicos en favor de la expresividad. Incluso las extremidades, que se vieron contenidas a causa de la estrechez del bloque de mármol, expresan toda la tensión dinñamica de un cuerpo vigoroso. Miguel Ángel sorteó la frontalidad al dar un leve giro a la cabeza que invita al observador a rodear la figura.
El éxito del David fue tan clamorosa que una comisión, entre cuyos miembros se contaban Leonardo y Boticelli, decidió colocarlo en la célebre plaza de la Signoria en vez de la catedral; allí se convirtió en un símbolo político de la ciudad de Florencia.

4. Conclusión.

La introducción del manierismo a partir de la segunda mitad de siglo XVI en la escultura va a desembocar a comienzos del siglo XVII en el Barroco, caracterizado por el movimiento, la teatralidad, etc.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada